Preocupación por la seguridad de los parlamentarios británicos


El primer ministro británico, Boris Johnson, y el líder de la oposición laborista, Keir Starmer, han rendido homenaje este sábado al diputado conservador David Amess. Ambos políticos han llevado flores la Iglesia en la que el Ames fue apuñalado mortalmente el viernes mientras atendía a sus electores, un crimen investigado como acto terrorista que hace temer por la seguridad de los parlamentarios:

– «Hay una revisión en marcha en las últimas 24 horas», explicaba la ministra del Interior, Priti Patel. «En estos momentos se está llevando a cabo una comunicación directa con los más de 600 diputados sobre su paradero y lo que están haciendo en su circunscripción para asegurarnos de que están protegidos, para que puedan seguir sirviendo a sus circunscripciones de forma abierta, pero segura. Es importante que esto continúe», concluyó.

David Amess tenía 69 años y era diputado desde 1983. Todos los viernes atendía a sus electores en una Iglesia de Leigh-on-Sea. Su labor era muy apreciada por los vecinos de la localidad, que están consternados.

Un ciudadano británico de 25 años y origen somalí fue detenido como supuesto autor del crimen. No opuso resistencia. Las pesquisas policiales apuntan a una posible motivación relacionada con el extremismo islamista.