Reino Unido y la Unión Europea a puertas de una crisis comercial por Irlanda del Norte


Al igual que sucedió durante las negociaciones para lograr el Acuerdo de Salida de la UE, Johnson parece dispuesto a llevar el pulso hasta las últimas consecuencias. Tras reunirse con los líderes de Francia, Alemania y la UE, amenazó con adoptar medidas unilaterales para garantizar que el flujo de bienes entre la isla de Gran Bretaña e Irlanda del Norte no sufre alteraciones por culpa de los controles aduaneros que establece el protocolo norirlandés. Aunque no se esperaba que de esas reuniones bilaterales saliese una solución definitiva, las palabras del «premier» alejaron aún más la posibilidad de un acuerdo.