Sánchez niega que la rebaja de la sedición sea una concesión a ERC


El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado este domingo que la reforma del delito de sedición es un paso adelante para la «concordia» en Cataluña y ha reivindicado la validez del artículo 155 de la Constitución para frenar una nueva declaración de independencia. El presidente del Gobierno rechaza que la reforma de este delito -sustituido por el de desórdenes públicos agravados, que comporta una reducción de penas de la que se beneficiarán los responsables del ‘procés’- sea una concesión a ERC para garantizar su apoyo a los Presupuestos y afirma que no busca facilitar que Oriol Junqueras pueda presentarse a las elecciones o el regreso de los huidos. Sánchez, que considera que la situación en Cataluña «es rotundamente mejor» que hace cinco años, cuando se produjo la declaración unilateral de independencia, rechaza también que la supresión del delito de sedición envíe el mensaje de que desafiar al Estado español salga gratis.