Sánchez pide a Xi que medie para evitar que se prolongue la guerra

Cedida.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mantenido una reunión bilateral con el presidente de la República Popular China, Xi Jinping, en Bali, donde ambos líderes asisten a la Cumbre del G20.

Durante su reunión, los presidentes han tratado algunos de los principales desafíos globales que preocupan a ambos líderes, en particular la invasión rusa de Ucrania y su impacto en la economía mundial, las crisis alimentaria y energética, así como la necesidad de luchar contra el cambio climático.

Sánchez ha recordado que España, junto con la gran mayoría de países, ha condenado desde el primer momento la agresión de Rusia contra Ucrania, una amenaza para la paz y la estabilidad mundial que subvierte los principios de soberanía e integridad territorial que China siempre ha defendido. Por este motivo, el presidente ha pedido que China use su influencia para persuadir a Rusia de que ponga fin a la guerra.

Ambos presidentes han abordado además la próxima presidencia española de la Unión Europea (UE) en el segundo semestre de 2023 y las oportunidades que pueden suponer para ambos. En este sentido, Sánchez ha destacado el deseo de seguir impulsando la cooperación entre la UE y China en materia comercial y de inversión.

Sobre cambio climático, el presidente Xi Jinping ha destacado la Alianza Internacional para la Resiliencia ante la Sequía lanzada por España y Senegal en la COP27, que cuenta ya con el apoyo de más de 30 países, entre los que se encuentra China, y cerca de 20 organizaciones multilaterales, bancos de desarrollo y la sociedad civil.

Sánchez y Xi también han abordado el estado de las relaciones bilaterales entre España y China que, en 2023, celebrarán el 50º aniversario desde su establecimiento. El presidente del Gobierno ha recordado los resultados de la visita de Estado que Xi Jinping realizó en noviembre de 2018 a España, en la que se elevaron las relaciones a nivel de «Asociación Estratégica Integral».

Las relaciones económicas y comerciales entre ambos países también son positivas. China es el segundo proveedor y el octavo cliente de España. El comercio bilateral de bienes entre España y China ha crecido sustancialmente a lo largo de la última década, hasta alcanzar en 2021 los 43.500 millones de euros.

Sobre este tema, el Presidente del Gobierno ha destacado el interés de España y sus empresas en seguir aumentando y diversificando los intercambios comerciales y de inversión, así como facilitando la entrada de empresas españolas en China. Al mismo tiempo, ha subrayado la importancia del reciente contrato suscrito por China en el ámbito de la industria aeronáutica europea.