Sanidad completará la renovación de sus tres resonancias magnéticas móviles


El conselleiro de Sanidad, Julio García Comesaña, acudió al Hospital de Verín, donde está en estos días instalada la resonancia móvil adquirida en el año 2021, la más moderna de las tres con las que cuenta la Xunta. El conselleiro destacó la apuesta que está llevando a cabo el Ejecutivo autonómico por la renovación de estas equipaciones, que comenzó en 2018 con la incorporación de una nueva resonancia magnética móvil, siguió con la incorporación en 2021 de la presente en Verín y continuará en este ejercicio, pues la Xunta ha decidido aprovechar los fondos europeos transferidos a través del Plan Inveat para renovar la tercera, lo que supondrá superar los tres millones de euros de inversión dedicado a contar con equipos punteros en este sistema de resonancias móviles.
Gracias a estas resonancias móviles, los pacientes gallegos ahorraron millares de kilómetros en desplazamientos, garantizándose la igualdad en la asistencia a aquellas personas que viven lejos de sus centros de referencia. En concreto, estos equipos atendieron el pasado año a más de 17.000 pacientes, haciendo más de 21.000 resonancias magnéticas, cerca de 2.000 en el Hospital de Verín.
Los nuevos equipos, de última generación, suponen también una mayor flexibilidad y comodidad para los pacientes. En concreto, las mejoras del nuevo equipo móvil incorporan ventajas en aspectos de confort para el paciente, con dos cabinas vestuario, así como una mayor amplitud del habitáculo donde se adquieren las imágenes, y un diámetro de imagen de 70 cms, 10 más que el anterior.
Otras mejoras que se aportan en el nuevo equipo móvil son una resonancia de campo alto, incluyendo los últimos avances en esta especialidad diagnóstica. Permite, además, adquirir imágenes de Resonancia Magnética sin desplazar a los pacientes gracias a la telerradiología. Junto al anterior, se mejoran los tiempos y la calidad de los informes; se evita la repetición de pruebas al estar accesibles para consulta por los clínicos en su propio centro de trabajo; y, asimismo, se posibilita la colaboración y formación en red de los radiólogos implicados.