Tecnología innovadora para mantener la seguridad de los viajeros durante la pandemia


El ‘analista de viajes’, Simon Calder, asegura que, incluso después de los últimos 15 meses, en los que los «cielos han estado tan vacíos como buena parte de las oficinas», las aerolíneas se dieron cuenta en el pasado mes de mayo de que los viajes no volverán a los niveles anteriores a la pandemia hasta, quizás, dentro cuatro o cinco años. «Para cualquier compañía aérea, el próximo año va a ser crítico y doloroso», añade.

A pesar de la pandemia y sus consiguientes protocolos, prohibiciones de viaje y cierre de fronteras, Qatar Airways nunca ha dejado de volar. Como afirma el director general de la aerolínea, Akbar Al Baker, «conectamos a 3,1 millones de personas, en las fases iniciales del confinamiento debido a la pandemia. Los mantuvimos conectados y los llevamos ‘sanos y salvos’ con sus seres queridos. Nunca cerramos el centro de operaciones. Hoy, somos el ‘conector global’ para la gente».

Parte del éxito de Qatar Airways durante la pandemia ha sido su centro base de operaciones, el Aeropuerto Internacional de Hamad. Es uno de los centros de interconexión más importantes del mundo, ya que el 60 % de la población mundial se encuentra a menos de 8 horas de vuelo de Catar. Incluso durante la crisis, la actividad aumentó allí y las autoridades cataríes se han gastado miles de millones en tecnología futurista para hacer más seguros los viajes de negocios.

El Aeropuerto Internacional de Hamad es el primer y único aeropuerto de Oriente Medio y Asia que ha recibido la calificación de seguridad aeroportuaria de 5 estrellas contra la COVID-19, de Skytrax.

Allí, los viajeros de negocios pueden encontrarse con algunas de las tecnologías más avanzadas jamás vistas, no solamente en el aire sino también en tierra.

Personal del aeropuerto, con la ayuda de ‘cascos de control inteligentes’, revisa a todos los pasajeros mediante imágenes térmicas por infrarrojos, Inteligencia Artificial y realidad aumentada.