Tensión en Donbás con el despliegue de tropas rusas a 100 km de la frontera con Ucrania


Los combates entre las tropas ucranianas y los separatistas rusos -apoyados política y militarmente por Moscú- en el este de Ucrania, han aumentado en los últimos meses. La tensión se ha disparado después de que Rusia desplegara alrededor de 20.000 soldados a tan solo 100 kilómetros de la frontera con Ucrania, el más numeroso desde 2014.

Este movimiento de Rusia ha preocupado al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, quien ha alertado a Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Canadá, a la OTAN y a instituciones de la Unión Europea, mientras que el Kremlin ha subrayado que “no debe preocupar a nadie”, porque “no supone una amenaza para nadie”.

Por este motivo, la principal incógnita que se plantea es por qué el mandatario ruso, Vladímir Putin, ha decidido reforzar sus unidades en el este de Ucrania. Los expertos coinciden y creen que el objetivo final del presidente ruso es intimidar a Ucrania y a Occidente, concretamente a la Unión Europea y a la OTAN, aunque también busca “tomar el pulso” al presidente de Estados Unidos, Joe Biden.