Tráfico juega con la ironía macabra en su campaña de Semana Santa


Tráfico ha recurrido a la ironía en la que es la última campaña de Pere Navarro de esta legislatura, invita a visitar dentro del «top de destinos vacacionales» la cárcel, el hospital o, peor, el cementerio, si cometes una infracción de tráfico como conducir mientras miras un WhatsApp o bebido. Según los nuevos anuncios ideados por el Gobierno para esta Semana Santa, 1.200 conductores están en una celda por estos motivos, un destino que, dentro de un inesperado paquete de vacaciones, y dentro de este tono sardónico, «te asegura la desconexión y el aislamiento».

El 40% de fallecidos durante la pasada Semana Santa habían consumido alcohol por encima del límite permitido, mientras que el resto del año la relación de fallecidos por el abuso de alcohol es del 25% de víctimas. Por este motivo, uno de los anuncios de la campaña presenta la cárcel como un «destino vacacional inesperado».

Fuente EFE