Un grupo de 42 mujeres acusa al Opus Dei de explotación laboral


Un grupo de 42 mujeres ha presentado una denuncia en el Vaticano contra la organización religiosa ultraconservadora a la que acusan de abuso de poder y conciencia. Tienen en común el haber trabajado para el Opus en duras condiciones y sin recibir sueldo alguno. Una de ellas dice que todavía le duelen las rodillas al recordar cómo limpiaba los baños en una residencia de Buenos Aires con 16 años. Cuenta que cuando se unió al grupo católico en su Paraguay natal le prometieron a ella y a su familia que recibiría una educación superior. En su lugar, se pasó 18 años trabajando 12 horas al día, sin recibir nada a cambio. Las 42 mujeres son argentinas y paraguayas. Trabajaron para el Opus Dei en diferentes países entre 1974 y 2015. En la denuncia alegan que su situación era «manifiestamente ilegal», con remuneración inexistentes, sin seguridad social y con jornadas de trabajo interminables.