Un hombre es condenado a doce años de prisión por agredir sexualmente a una mujer con discapacidad intelectual


Un vecino de Pontevedra de origen ghanés fue condenado a doce años de prisión por agredir a una mujer que cuenta con un 65% de discapacidad intelectual.

El acusado, acompañado de una intérprete, reconoció el delito, por lo que la fiscalía y la acusación particular rebajaron las penas.

Según los hechos relatados, el acusado estuvo conversando con la víctima fuera de un comercio en la ciudad de Pontevedra y la invitó a tomar algo en su casa. El autor del delito sabía que la mujer, debido a su discapacidad, no sería capaz de prestar su consentimiento para mantener relaciones sexuales, y la agredió mientras esta se oponía. La mujer le contó lo que había pasado a su padre y él decidió denunciar.

La abogada de la acusación particular declaró que “[…] La persona que convive con ella, que es su padre, se dio de cuenta de que pasaba algo. Poco a poco se lo fue sacando y, lógicamente, es un hecho que no se puede dejar pasar por algo, hay que denunciarlo y más hoy en día, que estamos sufriendo tantos casos de agresiones sexuales”.

Además de la condena, el hombre deberá pagarle a la víctima diez mil euros y no podrá acercarse a ella durante siete años.