Un indigente establecido en Carballo se siente «triste» porque le han retirado su colchón

Imagen de Humberto, establecido en su colchón este lunes.

Humberto era un hombre feliz, a su manera, tras una vida agitada y poco fácil, la casualidad quiso que recayera en Carballo, donde no ha sido quien de adaptarse a la vida social que le han ofrecido hasta la fecha desde distintos estamentos, rechazando la ayuda en todo momento hasta el punto de sentirse más cómodo viviendo en la calle. Humberto, de procedencia portuguesa, llama poderosamente la atención al elegir su «morada» en uno de los puntos más céntricos y transitados del casco urbano carballés, a la altura del número 22 de la calle Vázquez de Parga, más concretamente en los soportales que ubican en el bajo comercial al supermercado Familia. El ayuntamiento de Carballo ha intentado, hasta el momento sin éxito, negociar con Humberto el abandono de su propósito de ubicarse y mendigar en el punto. Ha sido advertido en varias ocasiones por la Policía Local de la ilegalidad que estaba cometiendo, pero de momento nada le ha hecho cambiar de opinión. La vida en la calle de este indigente daba un revés el pasado martes, Humberto era advertido por la Policía Local que esa misma noche le sería retirado por el punto limpio móvil el colchón en el que se establecía en la calle que por misericordia un vecino le había cedido. Así fue, a las seis de la mañana de este miércoles Humberto se quedó sin colchón, afirma que ha sido una acción que lo ha dejado en unas condiciones muy malas, «arrinconado y triste». La situación parece no tener una solución fácil, aunque la ley es clara, habrá que esforzarse más entre todas las partes que tienen competencias en el tema, pero también por el propio Humberto, para tratar de revertir esta calamidade.

Estado de vida de Humberto, este miércoles, sin colchón, durmiendo en el suelo.
Imagen del soportal donde se ubica Humberto, antes de su ocupación.