Una nueva colada del volcán de La Palma amenaza ahora a Las Manchas


La erupción del volcán de La Palma ha vuelto a dar un nuevo giro este viernes. Durante las primeras horas de la mañana el cono noreste de Cumbre Vieja, que durante esta semana ha centrado casi toda la actividad estromboliana, ha empezado a dejar de expulsar lava y piroclastos, momento en el que se reactivó un centro emisor del flanco sureste. Desde esta boca eruptiva se ha derramado un flujo de lava que discurre en dirección suroeste hacia Las Manchas por encima de la colada diez, sobre terreno ya hollado. La superficie afectada por la lava se estima ya en unas 1.144 hectáreas, con una anchura máxima entre coladas de 3.350 metros. Los datos aportados por el satélite Copernicus indican que hay aproximadamente 2.891 edificaciones destruidas, de las cuales 2.790 están afectadas en su totalidad y 101 parcialmente.