176 personas han perdido la vida al estrellarse un avión al despegar en Teherán

  • Irán no quiere entregar las cajas negras del aparato siniestrado a Estados Unidos

Todos los ocupantes de un Boeing 737-800 de Ukraine International Airlines, 167 pasajeros y nueve tripulantes, han fallecido en el un accidente después de despegar del aeropuerto Internacional Imán Jomeini, a 30 kilometros de Teherán. Los servicios de emergencia de la media luna roja y la agencia de noticias Irna han confirmado ya que por las circunstancias del accidente es prácticamente imposible hablar de supervivientes entre los restos del avión que han caído en Parand, una pequeña población al suroeste de la capital de Irán.

Las informaciones sobre la causa del siniestro, que en un primer momento apuntaban como origen a un fallo técnico, han variado.

La embajada de Ucrania en Irán ha anunciado que el suceso se ha producido por un problema del aparato, vinculado con el incendio de uno de sus motores.

Más tarde, la misma embajada ha anunciado que las causas se desconocen, y ha añadido que hay que esperar a las conclusiones de la investigación que se emprenda para aclarar el siniestro.

La autoridad iraní de aviación civil ha anunciado que no entregará a los Estados Unidos las dos cajas negras. Según las reglas de la Organización Internacional de la Aviación Civil, de la que Irán forma parte, así como Estados Unidos y Ucrania, las investigaciones sobre los accidentes aéreos se realizan en el país donde han tenido lugar.