18º Aniversario del 11S: El día que cambió el mundo


Es el 11 de septiembre de 2001 y el reloj marca las 8.46 de la mañana, un martes, de los últimos del verano, con el estallido de un Boeing 767 de American Airlines contra la Torre Gemela Norte comienza la peor pesadilla de la historia moderna de Estados Unidos. Los controladores aéreos, poco a poco, se enteran de otros dos vuelos secuestrados y nadie, ni la Fuerza Aérea más poderosa del mundo, puede hacer nada. La incertidumbre se disipa a las 9.03 a.m., cuando el vuelo 175 de United Airlines impacta en la Torre Gemela Sur del World Trade Center. 34 minutos después de aquel 11 de septiembre, una tercera aeronave golpea la sección sudoeste del Pentágono, sede del Departamento de Defensa, en Estados Unidos. El corazón financiero de Norteamérica estaba herido de muerte. Pocas horas después, ambas Torres gigantes de se derrumban y el caos se adueña de Manhattan. Fueron unas 2.973 las víctimas de aquel atentado sin sentido en Estados Unidos. Otros miles resultaron heridos. Y otros tantos, traumatizados, han tardado años en volver a encontrar un sentido a su vida. El mundo quedó dividido, y el miedo se ha instalado casi en cada casa como consecuencia del fatal terrorismo que propaga Al Qaeda. Dieciocho años después, algunos sobrevivientes se niegan a hablar del tema, otros se lanzaron al voluntariado y cuentan de manera incansable su historia en el lugar de los hechos: encontrar un sentido a la vida ha sido un largo desafío para quienes vivieron de cerca aquel 11-S.