22 de julio: primer asalto por la investidura


El lunes 22 de julio tendrá lugar el debate de investidura del candidato del PSOE, Pedro Sánchez. Al día siguiente, el 23 se producirá la primera votación.
Según informó la Presidenta del Congreso, Meritxell Batet, el pleno de investidura dará comienzo a las 12 h, con la intervención del candidato. Continuará a las 16h con la intervención de los diferentes grupos parlamentarios, para concluir al día siguiente, con la primera votación.
De no conseguir 176 si (que son los que marcan la frontera de la mayoría absoluta en el Congreso), en este primer intento, quedaría una segunda tentativa ó segundo asalto, continuando con el símil pugilístico, 48 horas después, en el día del Apóstol Santiago, el 25 de julio, donde bastaría la mayoría simple, más si que no.
La fecha elegida tuvo en cuenta, tanto la posible repetición electoral como la posibilidad de dar más tiempo al candidato para hablar con los diferentes grupos parlamentarios. Por otra parte, señaló también la presidenta del Congreso, que, a pesar de no haberse constituido todavía, ni la Diputación Permanente, ni las Comisiones de la Cámara baja, ya se están admitiendo a trámite iniciativas parlamentarias, con lo cual, el control al gobierno, ha comenzado.
El Presidente del gobierno en funciones, Pedro Sánchez, hizo hincapié a través de su cuenta en twitter de la necesidad urgente de tener un gobierno, cuanto antes, en aras de “seguir avanzando hacia la igualdad, la transición ecológica justa, la digitalización y el fortalecimiento del proyecto europeo”.
En caso de no prosperar la investidura, la fecha del domingo 10 de noviembre podría ser la elegida para una probable repetición de elecciones.
Lo previsto es que no fructifique la primera tentativa, con lo que las esperanzas socialistas quedarían supeditadas a lo que sucediese en la votación del 25 de julio, donde las cuentas saldrían, en este caso, con mayoría simple. Sin embargo, en el supuesto de volver a fracasar, ya estaríamos ante un tercer asalto y en el contexto de que ni Sánchez, ni ningún otro candidato obtenga los apoyos suficientes antes del 23 de septiembre, tendría lugar la disolución de las Cortes y la publicación en el BOE de otro real decreto de convocatoria electoral, que entraría en vigor el 24 de septiembre. Podríamos decir que el árbitro del cuadrilátero, declararía combate nulo. Como consecuencia de esto, el 25 de septiembre empezaría la cuenta atrás de 47 días, que han de pasar obligatoriamente antes de marcar en el calendario la nueva cita electoral. Aplicando las matemáticas parlamentarias, el 10 de noviembre aparecería marcado en rojo en el calendario político español.

Fdo: ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO