Adjudicadas las obras de mejora de los accesos a los hospitales de A Coruña, Santiago, Ferrol, Cee y el Barbanza

dpm.

La Consellería de Infraestructuras y Movilidad acaba de adjudicar las obras de mejora de los accesos a los complejos del área hospitalaria de A Coruña.
Los trabajos, adjudicados a la empresa Canarga, S.L., por un importe de 825.100 euros, prevén su comienzo el próximo mes de julio.
Estas actuaciones se llevarán a cabo en los accesos a los hospitales Arquitecto Marcide, Naval y Novoa Santos, en Ferrol; Lavandería Sergas y Teresa Herrera, en A Coruña; Virxe da Xunqueira, en Cee; CHUS, Gil Casares y Conxo, en Santiago; y de O Barbanza, en Ribeira.
El objetivo de las obras es reforzar la seguridad viaria y la accesibilidad en los contornos de estos hospitales, favoreciendo la movilidad, tanto de pacientes como de todo el personal sanitario que se acerca cada día a las instalaciones de estos hospitales.
En los centros hospitalarios de Ferrol las obras se centran en los viarios y aparcamientos, fundamentalmente, en la renovación del firme y de las aceras.
Las obras en el Hospital Naval implicarán la renovación del firme del vial perimetral, de cerca de 1 kilómetro de longitud, además de actuar sobre unos 5000 m cuadrados; de los aparcamientos. En el caso de los hospitales Arquitecto Marcide y Nóvoa Santos las actuaciones prevén la renovación del firme en los trechos más deteriorados.
En el caso de A Coruña, se mejorará la vía perimetral del Hospital Teresa Herrera, con la renovación del firme, la mejora de las aceras o la habilitación de nuevas zonas de aparcamiento, habilitando nuevas plazas de forma ordenada y creando una acera adaptada para personas con movilidad reducida.
En los accesos a los complejos hospitalarios de Santiago, Cee y de Ribeira también se ejecutarán trabajos de mejora del firme, de los aparcamientos y de las aceras.
Las actuaciones están enmarcadas en los proyectos de mejora de la accesibilidad que se están impulsando en los principales centros hospitalarios públicos de Galicia.
Los trabajos fueron planificados con los responsables del Sergas, analizando las necesidades de actuación. Las obras se ejecutarán de modo coordinado con los equipos técnicos sanitarios de los complejos para interferir lo menos posible en la actividad hospitalaria.