Alcoa y los trabajadores no llegan a un acuerdo para suspender la huelga en San Cibrao


Este jueves mantuvieron una reunión telemática representantes del comité de empresa de la fábrica de aluminio primario de San Cibrao con la dirección de Alcoa, una reunión que concluyó sin acuerdo entre las partes para suspender la huelga indefinida que comenzó en el complejo industrial a principios de octubre y que, según cálculos de la multinacional provocó ya pérdidas por un importe superior a los diez millones de euros. Tras la reunión, representantes del comité de empresa, encabezados por su presidente, José Antonio Zan, anunciaron que quedó suspendida la asamblea de trabajadores, precisamente para informar al personal de los avances en las negociaciones y tomar decisiones para conseguir la “paz social” demandada por parte de Alcoa. Alcoa se comprometió a estudiar de nuevo la venta de su planta de San Cibrao, en Lugo, a la SEPI, tal y como informó al presidente de la siderúrgica en España, Álvaro Durado. Con todo, este emporio puso una condición, para que el clima sea adecuado, y es la suspensión de la huelga. El presidente del comité contó que “Alcoa supedita cualquier negociación a que el comité de empresa y los trabajadores acepten esa paz social y la desconvocatoria de huelga”, paso que la representación de los trabajadores no descarta “si las instalaciones están bien”, si se cumplen “los tiempos” y si la “Sepi da el visto bueno para seguir adelante”.