Francia tiembla ante una nueva ola de calor


El récord que está batiendo el calor este año en Francia no es, ni mucho menos, algo que celebrar. A causa de las altas temperaturas, el país está sumido en una sequía que se teme sea nefasta para los sectores agrícola y ganadero.

Se aproxima la segunda ola de calor en menos de un mes y se esperan temperaturas máximas de hasta 45 o 46 grados. De hecho, en París, a mediados de semana, se podrían superar los 40.

En un principio se habían puesto una veintena de departamentos del centro y sureste en alerta naranja. Unas horas más tarde ya eran 59.

La culpable, una masa de aire cálido que se irá extendiendo hacia el norte y el oeste, hasta sofocar la mayor parte del país, con Bretaña como una única excepción. Un calor que ya se ha sentido en numerosas regiones españolas durante el fin de semana y que seguirá en los próximos días.