Aprobadas dos obras importantes en la red provincial de carreteras de la Costa da Morte


El pleno de la Diputación de A Coruña aprobó por unanimidad varias inversiones en la red provincial de carreteras de la Costa da Morte, que contribuirán a mejorar notablemente la seguridad del tráfico.

Por una parte aprobó el proyecto para la mejora de la seguridad vial en la DP-2303 en Bermún, en el Ayuntamiento de Cee, que cuenta con una inversión de 647,220,11 euros.

Por una parte, la actuación incluye la mejora de los itinerarios peatonales, acondicionando las aceras existentes y ampliándolas hasta los dos metros. Además, se renovará el pavimento de la senda de aglomerado existente y se prolongará esta hacia el sur, hasta lo cruce con la carretera AC-552, y hacia el norte, en este caso por ambos márgenes de la vía, construyendo dos sendas de 2 metros de ancho ata la finalización del núcleo de Bermún, dotándose en el margen izquierdo de una banda de aparcamientos en línea.

En cuanto al tráfico, se construirá una rotonda de 28 metros de diámetro exterior y 12 metros de diámetro interior para facilitar las diferentes maniobras y provocar una importante merma de la velocidad a la que pasan los vehículos actualmente por esta zona poblada.

Por último, se mejorará el drenaje del tramo que va del PK 11 al PK 11,2 con la instalación de una cuneta de seguridad dotada de alcantarillas y tubería de pluviales para evitar la acumulación de agua en la vía. Las obras se completarán con la renovación de la señalización tanto vertical como horizontal.

Por otra parte, se aprobó también una inversión de 1.789.000 euros para la ejecución de las obras de pavimentación y construcción de aceras y zonas de aparcamiento en la carretera provincial DP 1901 Carballo-Sísamo, mientras que el Ayuntamiento de Carballo financiará con 652.006 euros la dotación de servicios como saneamiento y abastecimiento de agua, instalación de mobiliario urbano y jardinería. La colaboración para esta obra se articula a través de un convenio.

Las obras de reurbanización parten del punto kilométrico 0,8 (final de la segunda fase) en el entronque con el acceso al instituto de Monteneme y continúan hasta el final de la vía en el lugar de Colina (PK 2 570), mejorando y completando las infraestructuras tanto en el tramo más urbano como en el rural y adaptando la vía a la movilidad urbana a un o dos niveles, dependiendo de la zona.

Las obras seguirán la mesa línea de las fases anteriores: ancheamento y pavimentación de la plataforma, construcción de aceras de baldosa hidráulica con un ancho medio de 1,40 metros y dotación de servicios urbanos como saneamiento y abastecimiento de agua y alumbrado con luminarias LED de acero inoxidable.