Arteixo adjudicará en breve la estructura necesaria para potabilizar el agua del embalse de Sabón


La nueva potabilizadora y el nuevo depósito que permitirán potabilizar el agua del embalse de Sabón entran en su fase final. El concurso público, repartido en dos lotes, dedica 1,9 millones de euros a la infraestructura de la nueva potabilizadora; y 409.000 € al nuevo depósito de agua.

El objetivo del gobierno local es que el agua del Rexidoiro, que ahora no es apta para consumo humano, sea potable y asegurar, de este modo, las necesidades futuras de abastecimiento de todo el municipio. La inversión en la potabilizadora tiene como ejes principales la eliminación de las algas presentes y la filtración de todo tipo de impurezas para lo cual se ensayará un nuevo sistema de ultrasonidos, pionero en España.

Se trata de colocar en medio del embalse unos aparatos flotantes que, a través de ultrasonidos, eliminan las algas en origen. Paralelamente a este proyecto, durante los últimos años, se trabajó en la eliminación de vertidos incontrolados.

El proyecto supone también la construcción de un nuevo depósito de agua en el recinto de la potabilizadora, además de la instalación de la maquinaria necesaria para asegurar el proceso de depuración del agua. Las obras, una vez adjudicadas, durarán aproximadamente un año. Con esta inversión, tanto la población del municipio como las nuevas infraestructuras como el Puerto Exterior o el Polígono de Morás, habrán garantizado el consumo durante décadas.