Así es el inodoro tecnológico de 20 millones de euros

  • Eso es lo que ha costado el inodoro que la NASA enviará en septiembre a la Estación Espacial Internacional.

La Estación Espacial Internacional sigue dando vueltas a unos 400 kilómetros de nuestras cabezas. Es el más avanzado laboratorio fabricado por la humanidad, y el más caro también. Allí se turnan en estancias de meses los astronautas, que son pilotos y científicos pero sobre todo… son humanos. Se suele hablar de la comida de astronauta, concentrada o purificada, pero ¿alguna vez te has preguntado cómo van al baño?

Pues parece que es una asignatura pendiente: si todo va bien en septiembre de 2020 habrá un lanzamiento con material para ellos, y una de las cosas llama mucho la atención. Será un nuevo inodoro, el más caro de la historia: 23 millones de dólares ha costado, unos 20 millones de euros. ¿Es para tanto? Dejemos que la astronauta italiana Samantha Cristoforetti nos cuente en un vídeo “cómo lo hacen” ahora… Como podemos ver en el vídeo, o imaginar cómo es “sentarse” sin tener gravedad, se le pasan a uno las ganas de ser astronauta… Al nuevo inodoro lo llaman “Universal Waste Management System” (sistema universal de gestión de residuos, en inglés) y lleva seis años en desarrollo. Este nuevo y carísimo inodoro es un compacto cilindro blanco que comparte parte de la tecnología de los actuales en el espacio. Existe una corriente de aire que genera succión (simulando cierta gravedad), un tubo que recoge la orina y un sistema que recoge las heces, además de un “asiento”. Una novedad es que tiene más en cuenta las necesidades de las astronautas (chicas). Los dos sistemas independientes de recogida (orina y heces) les complicaba la vida más que a ellos para hacer todo a la vez… y ahora será más sencillo. Aunque es mejor de lo que tenían los protagonistas de las misiones Apollo a la Luna: una bolsa para cada cosa. El reciclaje es otro factor clave. El agua es un elemento precioso en el espacio. Se recicla el agua procedente de la orina de los astronautas, pero también de su sudor o incluso la humedad del aliento. Se filtra y purifica y se reutiliza… pero no se hacía con las heces a pesar de que son en un 75 por ciento agua también.

Nuevo modelo de inodoro de la NASA.