BFAero licencia diez nuevos proyectos de emprendimiento aeroespacial

En la Fundación CEL (Pazo de Feiras e Congresos). Licenciatura de los proyectos de la segunda y la tercera edición de BFAereo y entrega de premios, con la presencia de Patricia Argerey.

Cerrada la segunda y tercera edición del programa Business Factory Aero (BFAero), una pieza fundamental en el marco de la nueva estrategia del Polo Aeroespacial de Galicia 2021-2025 para seguir sumando talento y consolidando tejido empresarial. De hecho, los 19 proyectos que pasaron hasta ahora por esta incubadora y aceleradora especializada en el sector aeroespacial movilizaron alrededor de 5 millones de euros, crearon 62 puestos de trabajo cualificados y concluyeron en la construcción de ocho nuevas empresas.

Los proyectos que cerraron hoy su paso por la BFAero fueron, por una parte, tres que finalizaron la incubación iniciada en 2020 en el marco de la segunda edición, concretamente:

• ALIVETOR, spin off de Gradiant (Vigo) que está desarrollando una carga de pago radar para drones de peso reducido, capaz de penetrar a materiales como el ladrillo o el cemento. Así, permitirá la busca de víctimas sepultadas bajo escombros en escenarios como terremotos.
• Contact-drone, spin off de la Universidad de Vigo cuyo proyecto se centra en el desarrollo de cargas de pago para vehículos no tripulados (UAV) que permitan establecer un contacto estable entre el vehículo aéreo y una estructura vertical. Esta carga de pago permitirá realizar tareas de inspección no destructiva basada, por ejemplo, en ultrasonidos.

• FREEdron, spin out de dos empresas gallegas: Cartogalicia (Santiago de Compostela) e Ingeniería Insitu (Lugo). Trabaja en un dispositivo de captura de datos georreferenciados, de carácter multisensor y capacidad para ser embarcado en multiplataforma, como solución hardware-software modular y completa que permita un control de captura de datos e integración/procesado básico.

Por otra parte, se licenciaron los siete proyectos de la tercera edición, de los que tres estaban en incubación:

• PHARMADRON (Teruel) propone la entrega de medicinas por UAV. Servicio de entrega completamente autónomo (sin intervención del receptor) de gran precisión (20centímetros de error) de medicamentos a comercios locales (como farmacias por ejemplo) en áreas poco pobladas para evitar contactos entre personas, en prevención de la covid-19.

• SOLARBOTIX (Madrid) trabaja en la fabricación de conjuntos solares encapsulados (placas fotovoltaicas) mediante tecnologías de fabricación de compuestos para que puedan moldearse en superficies no planas (por ejemplo, las alas de los aviones).

• DRONESUITE, spin off del Instituto Tecnológico de Galicia (ITG) (A Coruña) que está desarrollando una plataforma cloud con herramientas y utilidades SW destinadas a facilitar la gestión, operación y administración de la actividad habitual de una operadora de RPAS, que permite automatizar las tareas de procesado y generar resultados de forma eficaz.

Y cuatro en aceleración:

• CIES SOLAR (Vigo) ofrece el diseño y producción de un UAV de bajo peso (de apenas 3,8 kg), con una grande autonomía de hasta 10 horas, gracias a su aerodinámica y a los paneles solares con los que cuenta, utilizado para la realización de inspecciones fotogramétricas de grandes superficies (10.000 Hectáreas/día).

• SAQQARAH (Vigo) trabaja en la integración de tecnología de visión artificial e inteligencia artificial en *UAV de dimensiones reducidas y alta precisión de vuelo con cámara embarcada para inspección de procesos industriales y vertidos ambientales.

• PRIMECOR (Alicante) dispone de un sistema de control de vuelo para UAV fiable, seguro y certificable. Su aplicación es el control autónomo de cualquier tipo de UAV para cualquier tipo de misión: gestión de tráfico, seguridad y defensa, air taxis…

• ATOM (Madrid) cuenta con una herramienta integral para la integración de drones en operación y mantenimiento de instalaciones industriales (por ejemplo, plantas solares fotovoltaicas). Crea un entorno de trabajo que facilita el uso de drones, planifica operaciones, gestiona y procesa datos para análisis complejas.

La Business Factory Aero le ofreció a los proyectos incubados y acelerados tutorizaciones personalizadas con expertos del sector, asesoramiento tecnológico, acceso a las instalaciones y equipamientos del Polo Aeroespacial de Galicia y a potenciales clientes, además de espacios propios para realizar coworking y recibir formación.

Los proyectos que participaron en el programa recibieron además apoyo económico de la Xunta de Galicia. En concreto, tienen acceso a una ayuda de hasta 100.000 euros en la fase de incubación y de hasta 50.000 en la de aceleración.