Boimorto y Boqueixón contarán con un programa formativo sobre disciplina urbanística


Así se lo trasladó esta semana el director de la Agencia de Protección de la Legalidad Urbanística (APLU), Jacobo Hortas, a los responsables municipales de ambos ayuntamientos, con los que mantuvo una reunión de trabajo individual para hacer un seguimiento de los resultados de su colaboración y tenderles la mano a continuar estrechando lazos.

En concreto, el responsable de la APLU se acercó hasta Boimorto para reunirse con la alcaldesa, María Jesús Novo, y hacer balance de la relación que mantienen desde hace ya más de una década su departamento y el Gobierno municipal, que ambos consideraron “muy satisfactoria”. En este sentido, hace falta recordar que este ayuntamiento coruñés fue de los primeros en adherirse a la APLU —concretamente, en marzo del año 2009— y por lo tanto, uno de los que más tiempo lleva con parte de sus competencias urbanísticas delegadas.

De igual manera, Jacobo Hortas mantuvo otra entrevista con el alcalde de Boqueixón, Manuel Fernández, coincidiendo precisamente con el primer año desde que el ayuntamiento le cedió a la Agencia las competencias de inspección, supervisión, sanción y restablecimiento de la legalidad urbanística en suelo rústico, urbanizable y en núcleos rurales.

En ambos casos, el director de la APLU agradeció a los regidores su cooperación y la de sus respectivos técnicos municipales para facilitar la labor de los inspectores autonómicos. En este sentido, subrayó la importancia que tiene la Agencia para entidades locales de menos de 5.000 habitantes como Boqueixón, donde la delegación de las competencias urbanísticas se extiende a cualquier tipo de obras y usos del suelo, aunque no estén sujetos la licencia.