Cada día somos más yonquis de la tecnología

Cedida.

Se acaban las vacaciones y parece que no terminas de desconectar de la tecnología ni relajarte del todo. Estás pendiente todo el rato del móvil, del ordenador por si hay algún email del trabajo. Pensabas aprovechar los días de descanso para leer esa novela que tienes pendiente y en lugar de eso estás todo el día en Internet.

Nos hemos vuelto yonquis de la tecnología, no podemos vivir sin WIFI y nuestro smartphone parece una extensión de nuestra mano. Lo llevamos todo el día encima. Las vacaciones pudieron ser el mejor momento para desintoxicarse por completo de la tecnología y navegar por el mar en lugar de hacerlo por internet.

Todos usamos el móvil bastante más de lo que pensamos. El problema surge cuando eso afecta a nuestras relaciones (miramos la pantalla en lugar de mantener una conversación), o a nuestro trabajo (porque consultamos cosas en Internet en lugar de estar pendientes de nuestras tareas).

Si dejamos de hacer cosas como ir al gimnasio porque pasamos horas en redes sociales, o permanecemos conectados y perdemos la noción del tiempo, podemos tener un problema con internet y la tecnología.

Además, podemos llegar a sentir ansiedad si no podemos conectarnos o consultar nuestro móvil. Y eso sí que es grave.