Carballo | Importantes daños en un turismo que se encontró con una tajea oculta por la maleza


Un gran susto, además de importantes daños materiales, han sido las consecuencias principales del orillamiento de un turismo en una de las vías más transitadas y estrechas de la capital de Bergantiños. El suceso ocurrió sobre las 10 de la mañana de este jueves en el Ferradal, en Bértoa, donde este lugar confluye con la terminación de la calle Villa de Negreira. El turismo al cruzarse con otro más grande tuvo que orillar sobre su sentido de la marcha -dirección a Carballo- hasta el punto de pisar hierba, dado que como se aprecia en la fotografía la vía carece de arcén y de acera en ningún sentido.

La sorpresa le sobrevino a la conductora de repente, tapada por la maleza se encontró con la tajea, dejando allí la defensa y parte de los bajos del vehículo. Por suerte no hubo que lamentar daños personales, pero sí cuantiosos daños materiales en el turismo. Al lugar acudió una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico que instruyó las correspondientes diligencias, entre ellas la indignación y demanda de la conductora y vecinos de la zona por no estar señalizada la peligrosa tajea o la maleza cortada para que de alguna forma fuese visible y no una trampa. Vecinos del lugar confirmaron que no era el primer caso que ocurría en el punto, por lo que sopesaban presentar una reclamación ante la administración responsable de la vía.