Carballo | Un empresario cuenta el «calvario indeseable» de rozar la Covid-19

Nota en falta más información por parte de las autoridades sanitarias a la hora de ofrecer datos clarificadores sobre los contagios, «sería una buena ayuda para tener localizados los brotes y evitar que se propaguen», aclara. «Yo no doy la cara, porque no la da nadie, la administración competente es la que debe dar la cara por todos nosotros, se habla ya de más de 100 infectados en Carballo y no hay ni un dato oficial que lo confirme o desmienta».

El empresario prefiere mantenerse en el anonimato, de todos modos tanto el como sus socios y empleados se mantienen estrictamente confinados desde que les afectó la pandemia.

Este hombre gestiona una carpintería de madera, todo comenzó hace una semana, uno de sus empleados es de Carballo, pero su novia es de Santa Comba y el pasado lunes se empezó a encontrar mal, «llamó a la empresa para comunicarlo y ya no vino a trabajar, le hicieron la prueba y dio positivo en coronavirus».

Ahí empezó el calvario, comenta el empresario, tuvimos que cerrar y someternos todos a los respectivos confinamientos y a las correspondientes analíticas y pruebas PCR, algo que me parece muy normal. «Es una situación que no le deseo al mayor enemigo, en la cual se te abren varios frentes que te hunden». Primero cerrar la empresa, «tras acarrear una crisis demoledora comenzábamos a estar a tope de trabajo y en vista teníamos suministrar el equipamiento de un hotel en Barcelona». Luego, la incertidumbre del confinamiento «las horas se te hacen eternas mientras no te sacan de la duda si estás o no estás contagiado», «la duda si serás o no positivo, por ti, pero más aún por tus hijos y tu familia más próxima».

Por suerte, ninguno de los socios ni del resto de los empleados ha sido contagiado de momento. «Deseando que este trabajador se recupere pronto, lo demás tendrá arreglo», afirma, al mismo tiempo que lanza un aviso a navegantes, «por favor cumplan con todas las medidas de seguridad y distanciamiento social, como dije antes, ni al mayor enemigo le deseo pasar por esto».