COGAMI dedica el mes de marzo a la mujer y niña con discapacidad


Cedida.

La Confederación Gallega de Personas con Discapacidad (COGAMI) continúa hablando de derechos durante la campaña 12 Llaves de la Inclusión, campaña iniciada este año para la conmemoración del 30 Aniversario de la Organización. Este mes de marzo estará dedicado a las mujeres y niñas con discapacidad, uno de los grupos de población que más sufren la discriminación social, a pesar de ser un grupo mayoritario. En Galicia han reconocido el certificado de discapacidad un total de 115.763 mujeres representando el 51% de la población total de personas con discapacidad, de las que 2.224 están entre los 6 y los 15 años. Pese a ser mayoritarias, las mujeres con discapacidad son las más discriminadas, padecen una triple discriminación: por ser mujeres, por tener discapacidad y por vivir en el rural.

Marzo: la llave de la mujer y la niña con discapacidad.

Si se hace referencia al empleo, según los últimos datos publicados por el Instituto Gallego de Estadística, la tasa de paro entre las mujeres con discapacidad alcanza el 24,6% y tan sólo el 9,9% de la mujeres que tienen discapacidad logran cursos estudios superiores.

En cuanto a la violencia contra la mujer, la que tiene discapacidad es mucho más vulnerable ante este abuso, sin embargo cuando se hace la denuncia, los cuerpos de seguridad del Estado no tienen ningún indicador que recoja si la mujer tiene o no discapacidad. Actualmente, no existen datos reales de violencia contra mujeres con discapacidad. Si para las mujeres sin discapacidad es muy difícil salir de la violencia por todos los condicionantes y dependencias psicológicas y socioeconómicas a las que se enfrentan, para las mujeres con discapacidad es más complejo porque los recursos disponibles como los centros y pisos de acogida tienen plazas adaptadas reducidas.

Para combatir esta situación discriminatoria, desde COGAMI y sus entidades miembras trabajan en programas de empoderamiento de la mujer, incidiendo desde la infancia porque es la etapa en la que puede compartir, jugar, estudiar, relacionarse con otras niñas y niños sin encontrar obstáculos que las limiten. Es necesario potenciar la participación social desde la infancia.