COGAMI solicita a las Administraciones un compromiso con la economía social para paliar los efectos de la COVID-19

  • También piden que se cumpla con la ley de contratación pública y que las administraciones reserven la carga de trabajo que especifica la norma para los centros especiales de empleo de iniciativa social


“La COVID-19 ha impactado directamente en las iniciativas de economía social y hace falta un firme compromiso por parte de las Administraciones mediante la adopción de medidas para paliar las consecuencias y favorecer la recuperación de los centros especiales de empleo”. Así lo señalan desde la Confederación Gallega de Personas con Discapacidad (COGAMI), que además dedican el mes de junio a la economía social, aprovechando la campaña 12 Llaves de la Inclusión que fue lanzada este año por el 30 aniversario de la organización.

Ejemplo de economía social son los centros especiales de empleo sin ánimo de lucro que tienen por objetivo el fomento del empleo de personas con discapacidad. Galicia actualmente registra un total de 32 centros asociados a Cegasal (Asociación Empresarial Gallega de Centros Especiales de Empleo Sin Ánimo de Lucro) en los que trabajan más de 1.500 personas, de las cuales 663 lo hacen en alguno de los 11 centros que promueve COGAMI. Estas iniciativas sociales generan sus propias oportunidades laborales a personas con discapacidad en sectores como medio ambiente, alimentación, artes gráficas, textil, distribución, consultoría y transporte, en las que más del 90% tienen discapacidad.

En palabras del presidente de COGAMI, Anxo Queiruga, los centros especiales de empleo de iniciativa social “suponen una oportunidad laboral, que no siempre oferta la empresa común a personas con discapacidad, y que nos permite más autonomía y trazar un proyecto de vida como cualquier otra persona”.

Al igual que en la mayoría de empresas, el impacto de la COVID-19 también se ha notado en COGAMI Empresarial, teniendo que paralizar o reducir temporalmente la actividad de algunos de los centros especiales de empleo tras la declaración del estado de alarma, y en otros casos, continuaron a prestar servicios, en modo teletrabajo, dando apoyo y soporte. Desde COGAMI solicitan a las Administraciones un firme compromiso con la economía social mediante la adopción de medidas para paliar las consecuencias y favorecer la recuperación. Asimismo, piden que se cumpla con la ley de contratación pública y que las administraciones reserven la carga de trabajo que especifica la norma para los centros especiales de empleo de iniciativa social, sin ánimo de lucro.