Comienza la toma de datos para el desarrollo del inventario forestal continuo de Galicia

Limpieza de un monte

En los próximos días comenzará la toma de datos para el desarrollo del Inventario Forestal Continuo de Galicia (IFCG), una vez finalizó la formación de las brigadas que se encargarán de las mediciones. Así, esta semana se impartió la última sesión, una jornada práctica sobre el manejo en campo de los aparatos que se usarán para medir.

La formación de los equipos de inventariación se llevó a cabo mayoritariamente durante los meses de julio y agosto. De este modo, la Universidad de Santiago de Compostela y la Universidad de Vigo impartieron jornadas de teleformación sobre la metodología y los protocolos de captura de información que se deberán aplicar. Para concluir, esta semana tuvo lugar la mencionada sesión en campo sobre el manejo de los aparatos de medición, desarrollada en un pinar del ayuntamiento lucense de Rábade.

El proceso arrancó tras la firma de un convenio entre la Consellería de Medio Rural, la Universidad de Santiago de Compostela y la Universidad de Vigo para el desarrollo del Inventario Forestal Continuo de Galicia. Desde entonces, se celebraron varias reuniones de la Comisión Mixta donde se encuentran representadas todas las entidades firmantes, se remitió a las principales organizaciones una encuesta para recoger sus necesidades y demandas y mismo se celebró un taller virtual para poner los resultados en común.

Hace falta recordar que este convenio da cumplimiento a una de las recomendaciones del dictamen de la comisión especial no permanente de estudio y análisis de las reformas de la política forestal, de prevención y extinción de incendios forestales y del Plan Forestal de Galicia. Así, se señalaba que era necesario crear un sistema de información y estadística forestal de la comunidad, como mecanismo que permitiera hacer diagnosis adecuadas y tomar decisiones de políticas públicas o empresariales relacionadas con el sector forestal.

A mayores, cabe recordar también que la Xunta puso en marcha este proyecto ya que la información continua y precisa sobre el estado de los recursos de los montes es imprescindible para abordar las políticas forestales, no solo para responder a problemas específicos sino también para valorar el impacto de estas políticas en el apoyo y desarrollo de un sector estratégico e identitario para el rural gallego.