Culleredo | Buscan la declaración de Bien de Interés Cultural de la antigua fábrica La Cross


El delegado de la Xunta en A Coruña, Gonzalo Trenor, mantuvo una reunión de trabajo con el alcalde de Culleredo, José Ramón Riobóo, para informarle de todo el procedimiento administrativo para una posible declaración de Bien de Interés Cultural de la antigua fábrica La Cross. Un proceso muy largo y complejo, dado que implica alcanzar la mayor distinción administrativa que se le puede otorgar a un bien porque permite protegerlo y ofrecerle un trato especial, ya que establece automáticamente una serie de medidas encaminadas a su protección y conservación.

Este procedimiento tiene que superar el primer paso más importante que es la incoación administrativa del expediente para la denegación o aprobación de la solicitud del BIC, tanto en un caso como en otro deberá estar suficientemente justificado y la solicitud tendrá que resolverse a los seis meses desde la presentación de la documentación en la Xunta.

El delegado explicó que de superar este primer trámite se publicaría en el DOG la resolución positiva y se abriría un plazo de exposición pública de un mes. La incoación positiva implica la aplicación provisional al bien del mismo régimen de protección del BIC y supone la suspensión de las licencias municipales en las zonas afectadas así como los efectos de las concedidas por el Ayuntamiento excepto las de mantenimiento y conservación. En caso de urgencia la concesión de licencias municipales implicaría siempre la autorización previa de la Consellería de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria.

El expediente de declaración BIC deberá contar con informe favorable y motivado sobre su valor cultural singular de por lo menos dos instituciones consultivas (Real Academia Gallega, Consello da Cultura Galega, Instituto de Estudios Padre Sarmiento o de las Universidades). El plazo para la declaración es de 24 meses desde la resolución de la incoación. En el caso de declararse BIC, aclaró el delegado, “la concesión de licencias o la ejecución de las ya concedidas precisará de la autorización de la consellería competente en materia de patrimonio cultural”.