Desactivado el Plan Territorial de Emergencias tras darse por controlado el incendio de Boiro


La Xunta de Galicia desactivó este domingo el Plan Territorial de Emergencias de Galicia (PLATERGA) tras darse por controlado el incendio declarado en la fábrica conservera de Jealsa. Según las primeras valoraciones de los técnicos, más de 10.000 m2 de las instalaciones de la fábrica ubicada en la zona de Bodión, en Boiro, fueron arrasadas por las llamas. Los servicios de emergencia siguen trabajando en el lugar para vigilar la evolución de los rescaldos activos remanentes del incendio. De hecho, para facilitar las tareas de los equipos de intervención que continúan en el punto, el Grupo de Apoyo Logístico (GALI) de la Agencia Gallega de Emergencias puso a su disposición 12.000 litros de agua.

Los drones de la AXEGA sobrevolaron el perímetro industrial afectado, con el fin de visibilizar los daños provocados por el fuego. El uso de las cámaras termográficas ayudó a identificar las partes más comprometidas de la estructura y centrar la atención en los focos aún activos.

El operativo de extinción se puso en marcha alrededor de las dos y media de la tarde del sábado, cuando el 112 Galicia comenzó a recibir las primeras llamadas de los particulares que informaban de un incendio en una nave. A partir de ese momento, los Bomberos de Boiro, Ribeira, Ribadumia, Santiago y Arzúa, los miembros del GES de Noia, Sanxenxo y Muros, los efectivos de Protección Civil de Boiro, Ribeira, A Pobra do Caramiñal, Noia y Cambados, equipos de Salvamento Marítimo y Guardacostas Galicia trabajaron a destajo para controlar el incendio.

Hace falta señalar que para prestar apoyo a los equipos de intervención, los gestores del 112 también pasaron aviso a las dotaciones del Servicio Provincial de Incendios, técnicos de la empresa suministradora de energía de la zona, agentes de la Policía Local, de la Guardia Civil y las autoridades medioambientales de la Xunta de Galicia. Igualmente, se solicitó, por precaución, la presencia de los servicios sanitarios aunque, afortunadamente, no hubo que lamentar daños personales.