Detenido en Madrid un presunto depredador sexual infantil que trabajaba en un colegio

Policía Nacional

  • Han sido identificadas 36 víctimas, todas ellas de edades comprendidas entre los cuatro y los ocho años

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Madrid a un peligroso depredador sexual infantil que, presuntamente, utilizaba su condición de docente en un centro educativo de la capital para abusar de los menores. Han sido identificadas 36 víctimas, todas ellas de edades comprendidas entre los cuatro y los ocho años. El arrestado, de nacionalidad inglesa, también ejercía ocasionalmente de cuidador de niños a domicilio, y utilizaba foros ocultos de temática pedófila en la red TOR para difundir el material que él mismo generaba y obtener otras imágenes generadas por terceros.

Las investigaciones policiales comenzaron a principios del año 2020 gracias a la información aportada por el Servicio de Policía de Queensland, en Australia, quien detectó la comisión de un delito de distribución de material relativo a la explotación sexual de menores en la TOR, y cuyo autor podría localizarse en España. La investigación permitió esbozar uno de los escenarios donde se pudo haber grabado gran parte del material pedófilo, planteándose la hipótesis de que pudiera tratarse de un centro educativo ubicado en Madrid, ya que las víctimas parecían ser alumnas de primaria de un colegio.

Los expertos tuvieron que emplear complejas técnicas de tratamiento de la imagen para conseguir, inicialmente, parte de la filiación de tres de las menores que aparecían en algunas imágenes y vídeos. En este estado de la investigación se localizó el domicilio del sospechoso y, de forma urgente, se solicitó la preceptiva autorización judicial para llevar a cabo el pertinente registro.

El detenido había cambiado su filiación para ocultar sus antecedentes
Los policías lograron individualizar a un profesor de nacionalidad inglesa, el cual había cambiado su filiación, y al que le constaban antecedentes en Reino Unido por hechos de idéntica naturaleza a los investigados. Concretamente había sido condenado en su país de origen a una pena de dos años de prisión por posesión de imágenes de explotación sexual infantil, además de una sanción económica como indemnización por daños y perjuicios.

Durante el registro de la vivienda los agentes localizaron un gran volumen de material pedófilo así como varios documentos falsificados, los cuales fueron empleados por el detenido para entrar en España y para conseguir empleo como docente simulando tener un nombre diferente al verdadero y pasando desapercibido ante las autoridades.