Diseñan un robot que combate a la Covid-19

Un robot que neutraliza partículas de coronavirus pronto podría estar funcionando en tu supermercado más cercano. Un equipo del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial (CSAIL, por sus siglas en inglés) del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) ha desarrollado en colaboración con Ava Robotics un dispositivo capaz de matar en torno al 90% de partículas de COVID-19 presentes en superficies de 370 m2 en 30 minutos.

“Es una idea emocionante usar esta solución sin necesidad de tocar nada para neutralizar de forma segura dormitorios, pasillos, hospitales, aeropuertos e incluso aviones”, explicó Daniela Rus, directora del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del MIT en “The Ticker” de Yahoo Finance.

La clave para desinfectar espacios amplios en poco tiempo es la lámpara de radiación ultravioleta diseñada en el MIT. Usa una señal de luz ultravioleta de onda corta que elimina los microorganismos rompiendo su ADN. El haz de luz ultravioleta está conectado a la base móvil de Ava Robotic y puede desplazarse por un almacén de la misma forma que un vehículo sin conductor.

“El robot es controlado por unos potentes algoritmos que calculan dónde debe ir el robot con precisión y cuánto tiempo tiene que trabajar para neutralizar los gérmenes existentes en esa parte concreta del espacio”, dijo Rus.

Actualmente, el robot se está probando en la zona de preparación de envíos del Greater Boston Food Bank y se concentra en desinfectar los productos que salen del almacén para reducir cualquier posible riesgo de propagación del coronavirus en la comunidad. 

“Había una oportunidad única en esto para ofrecer una potencia desinfectante mayor en el contexto actual de un amplio volumen de trabajo y para ayudar a reducir los riesgos de exposición a la COVID-19”, dice Alyssa Pierson, científica investigadora del CSAIL y técnica responsable del montaje de la lámpara de rayos ultravioleta.

Pero Rus explica que implementar este robot en otras ubicaciones supone algunos desafíos. “La luz emitida por los robots es peligrosa para los humanos, así que el robot no puede estar en el mismo espacio que los humanos. Y si hay personas alrededor del robot, tienen que llevar puestos equipos de protección”, añade. 

Si bien Rus no da un precio, dice que el coste del robot sigue siendo alto, lo que podría ser un obstáculo para llevar a cabo una amplia distribución. En el futuro, “tal vez no sea necesario comprar un equipo completo de robots, sino que podrás reservarlo durante unas horas al día para que se ocupe de tu espacio”, dice.