El ayatolá Ali Jamenei jura venganza por la muerte de dos altos cargos iraníes

Estados Unidos mató al general iraní Qasem Soleimani en un ataque con drones ordenado por el presidente Donald Trump. Las carcasas de dos vehículos calcinados marcan el lugar donde tuvo lugar el ataque, en la carretera del aeropuerto internacional de Bagdad.

El general Qasem Soleimani, blanco de este bombardeo aéreo estadounidense, era comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución y responsable de sus operaciones en el exterior. El Pentágono asegura que estaba desarrollando planes para atacar a diplomáticos y otros estadounidenses en la región. En el bombardeo también murió Abu Mahdi al Mohande, vicepresidente de la milicia chií iraquí Voluntad Popular, así como otras siete personas.

Donald Trump ordenó el ataque

La Casa Blanca y el Pentágono confirmaron que el presidente Donald Trump ordenó la operación, que se produce tras el ataque de esta semana a la embajada estadounidense en Bagdad por manifestantes proiraníes. En un comunicado, el Departamento de Defensa dice: “Por orden del presidente, las fuerzas armadas estadounidenses tomaron medidas defensivas decisivas para proteger al personal estadounidense en el extranjero, matando a Qasem Soleimani, el jefe del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica – Fuerza Quds, una organización terrorista extranjera designada por Estados Unidos”.