El BCE da el primer paso para la creación del euro digital


Es la respuesta a la expansión de las criptomonedas, y al notable aumento de los pagos electrónicos, sobre todo con la pandemia. Esta es una tendencia que el BCE cree que beneficiará sobre todo a monedas virtuales privadas o a divisas extranjeras.

Particulares y empresas podrán depositar directamente los euros digitales en una cuenta de los bancos comerciales u otras instituciones financieras reguladas.

Estarán protegidos contra toda posibilidad de pérdida. El BCE promete una utilización sin riesgos, accesible y eficaz para pagar las compras, tanto en una tienda física como por internet, por medio de tarjetas similares a las de crédito.

Se diferenciará de las criptomonedas como el bitcoin en que el euro sí es un modo de pago oficial respaldado por un banco central y no por empresas privadas. La emisión de nuevos bitcoins está regulada por un algoritmo, y no por un comité de política monetaria.