El bono de la Xunta para dependencia parte de una subida decidida por el Estado

5 minutes read

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, anunciaba “un bono para la dependencia” en el debate de política general, el primero con él como presidente y el último de la legislatura. Dentro de un paquete de múltiples promesas de ayudas directas para diversos sectores, el actual titular de la Xunta anunció un “bono” de 5.000 euros anuales para personas en situación de dependencia grave o severa que reciban atención en su domicilio.

En las semanas siguientes, tanto Rueda como la conselleira de Política Social, Fabiola García, reiteraron la promesa en diversas declaraciones y encuentros con personas beneficiarias de prestaciones de la ley de dependencia. El 1 de diciembre, cuadrando con la publicación en el Diario Oficial de Galicia de la modificación de la orden que regula esta materia, el Gobierno gallego emitía un comunicado en el que indicaba que “la Xunta cumple su compromiso y comenzará a pagar el Bono Cuidados en el Hogar y el complemento al Bono Residencial a primeros de enero”.

“El Bono Cuidados en el Hogar es una ayuda de 5.000 euros anuales para todas las personas con dependencia que son atendidas en sus casas”, indicaba el comunicado. No obstante, al otro lado de la presentación política de la medida, la parte legal de la cuestión, ofrecía pistas sobre su origen y naturaleza real: no se trataba de uno nuevo “bono” ni de 5.000 euros que se sumarán mecánicamente a las prestaciones vigentes. “El 19 de julio de 2023 se publicó en el BOE el Real decreto por lo que se regulan las prestaciones del Sistema para la Autonomía y la Atención a la Dependencia” y dicha norma modifica las cuantías de las prestaciones, entre otras modificaciones.

Concretamente, en el que alcanza a las “libranzas o prestaciones económicas para cuidados en el entorno familiar”, la nueva reglamentación estatal fija que deben consistir en un mínimo de 100, 150 o 200 euros al mes en función el grado de dependencia reconocido (I, II o III) y en un máximo de 180, 315 o 455. Anteriormente, los máximos estaban fijados en 153, 268 o 387 euros.

El Gobierno gallego ya venía complementando en un 10% la ayuda estatal para estas ayudas al cuidado de personas dependientes en su domicilio. Ahora, el fijado por el Estado incrementará y la aportación adicional de la Xunta también sube. Y lo hace “hasta los 5.000 euros anuales para todas las personas dependientes que cobran menos del máximo establecido por el Estado” y, “para el grado III”, un 10% adicional aunque la persona dependiente cobre el máximo estipulado por el Gobierno de España.

Así, por ejemplo, una persona que tenga asignada por la norma estatal una ayuda de 315 euros al mes (3.780 al año) recibirá un complemento de 1.220 euros anuales de la Xunta, poco más de 100 euros adicionales al mes. Se trata, luego, de que “el importe total de la libranza alcance 416,66 euros” al mes, tal y como explicita el DOG, lo que da como resultado esos 5.000 euros anuales en total, no adicionales. La orden fijó también un período transitorio por lo que, el pasado diciembre, realizó un “pago único” para “dar cumplimiento” al fijado por el Estado y pagar retroactivamente las libranzas con las nuevas cuantías desde lo 1 de agosto y hasta el final de 2023.

El Colegio de Trabajo Social pide a la Xunta que “retire” la publicidad del bono y “explique lo que realmente es”. Las profesionales lamentan que el Gobierno gallego cree en las personas dependientes y sus familias “expectativas” que no se corresponden con la realidad.

No se trata, luego de un nuevo bono de 5.000 euros, sino que esos “hasta 5.000 euros” -como indica la orden del DOG- son el resultado de la actualización de las cantidades por parte del Estado y su repercusión en el complemento de la Xunta. La cantidad exacta depende de la ayuda que tenga asignada cada persona. Tomando el mismo ejemplo, una persona en situación de dependencia en grado II con este tipo de atención verá incrementada la aportación autonómica en unos 700 euros anuales a respeto del que cobraba antes.

Con este paño de fondo, la Xunta se dispuso a publicitar los dichos cambios normativos con una amplia campaña en varios medios de comunicación y en las redes sociales sobre el Bono Cuidado en el Hogar, a lo que se refería como una “ayuda directa de 5.000 euros al año para el cuidado en la casa de las personas con dependencia reconocida”. “Sea cuál sea el nivel de renta, sea cuál sea el grado de dependencia: mismo importe para todos igual”, añadía, para después añadir instrucciones sobre “cómo se solicita” en las que, no obstante, ya dejaba entrever que “se ya se recibe actualmente la ayuda libranza en el entorno familiar” simplemente se actualizarían los importes, toda vez que se trata de la misma prestación, pero con un nuevo nombre.

Estás seguro de que quieres desbloquear este artículo?
Desbloquear izquierda : 0
Estás seguro de que quieres cancelar la suscripción?