Los trabajadores afirman que no permitirán la parada de las máquinas y piden a la Xunta y al Gobierno que muevan ficha y que intervengan la planta. José Antonio Zan, presidente del comité de empresa afirmó que «esperamos que en estos días la Xunta y Gobierno se muevan. No vamos a dejar de luchar de aquí a marzo, si quieren parar las cubas estaremos enfrente». «Se comprometieron a que nos iban a apoyar y que no se iban a parar las cubas ni un minuto. Así que son ellos los que nos tienen que apoyar y responder a esta guerra que les acaba de abrir Alcoa», asegura Zan. El Gobierno, por medio de Industria, afirma que se valoran todos los escenarios y que la decisión unilateral de Alcoa lleva a un conflicto duro e innecesario.