El expresidente de Pescanova condenado a ocho años de cárcel

Manuel Fernández de Sousa, reconoció en el juicio, que “pudieron cometer errores, pero no delitos”. La Audiencia Nacional lo condena a 6 años de prisión por los delitos de falsedad en documento mercantil, estafa, falseamiento de cuentas anuales y de información económica y financiera. Y dos años más por alzamiento de bienes. En total, ocho años de prisión. La sentencia de la Audiencia Nacional relata como a partir de la crisis de 2008, Fernández de Sousa con su grupo de confianza diseñaron unas prácticas para seguir obteniendo financiación bancaria, y manipularon las cuentas y otros documentos para captar nuevos inversores. Hay otros 11 condenados a penas de entre seis meses y tres años y medio de prisión, entre ellos Rosario Andrade, la mujer del ex-presidente, a un año de cadena por alzamiento de bienes.