El final del estado de alarma crea dudas entre las comunidades

Foto.- Guardia Civil

España afronta la última semana del estado de alarma decretado por la pandemia de coronavirus que, si no hay un giro radical de los acontecimientos, decaerá definitivamente el próximo 9 de mayo. Ese día, las comunidades autónomas perderán el paraguas legal que durante los seis últimos meses les ha permitido decretar toques de queda y confinamientos perimetrales, reduciendo su capacidad de acción a otras medidas como la limitación de aforos y horarios.

Aunque varios ejecutivos autonómicos se han mostrado partidarios de prorrogar el estado de alarma con el fin de controlar la pandemia, el Gobierno considera que a partir del 9 de mayo bastarán los «mecanismos habituales que ofrece la Constitución» para afrontar la situación, según afirmó el jueves la ministra de Sanidad, Carolina Darias, durante una comparecencia en el Congreso.

Pese a la postura del Ejecutivo central, el panorama que se abre a partir de la próxima semana está lleno de incertidumbres, pues muchas comunidades autónomas temen que, al igual que sucedió en verano tras el confinamiento, sean los tribunales los que tengan que ratificar cada uno de sus movimientos para controlar la pandemia.