El fuego y la calima provocan el caos en la isla de Gran Canaria


Vuelve la pesadilla del fuego a Gran Canaria. Un incendio, que se inició en la tarde del sábado, redujo a cenizas varias casas y obligó a las autoridades canarias a evacuar el término municipal de Tasarte, en La Aldea de San Nicolás. Las llamas se extendieron a lo largo de un área de veinticinco hectáreas y obligaron al Cabildo de la isla a solicitar la colaboración de la Unidad MiIitar de Emergencias, UME. La lucha contra los focos activos se ha complicado por la presencia de calima en el archipiélago canario. Las partículas de arena en suspensión, cuya densidad dificulta enormemente la visibilidad, provocaron el cierre de los aeropuertos de Tenerife Norte, Tenerife Sur y de Gran Canaria. La calima prococó, además, la cancelación de los actos carnavaleros previstos para este domingo en Las Palmas.