El gobierno de Vigo contrata personal para garantizar el protocolo Covid en Navidad


La Junta de Gobierno Local aprobó la contratación por procedimiento urgente de los servicios de supervisión y apoyo logístico frente al Covid-19 en el ámbito de la programación de este Nadal. Segundo explicó Abel Caballero este viernes en rueda de prensa, el Ayuntamiento reserva algo más de 41.000 euros para que trabajadores velen por el cumplimiento del protocolo de medidas contra lo Covid-19 elaborado por el Ayuntamiento, siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Sanidad.

Entre sus funciones, los empleados atenderán a la ciudadanía en relación con la aplicación del protocolo, supervisarán la idónea implantación de las medidas higiénico-sanitarias en calles y zonas ornamentadas y prestarán apoyo logístico en los principales eventos, como por ejemplo el control de accesos a espacios delimitados o en la instalación de dispensadores de gel hidroalcohólico.

El gobierno de Vigo añade así una nueva medida con la que intentar garantizar una Navidad “mil por cien seguro”, en palabras del alcalde, y que se suma al plan de autoprotección y al protocolo de acciones elaborado teniendo en cuenta el documento de “Recomendaciones para eventos y actividades multitudinarias en el contexto de la nueva normalidad por el Covid-19 en España”, redactado por el Ministerio de Sanidad.

El Ayuntamiento prevé cerrar algunas calles céntricas de la ciudad – singularmente Policarpo Sanz, donde este año se erige el árbol de Navidad por las obras en la Puerta del Sol- y controlar el aforo con cámaras para prevenir contaxios. Junto a efectivos de la Policía Local y Protección Civil, los trabajadores contratados se encargarán de los accesos y salidas, siguiendo el modelo utilizado en Vigo para las fiestas de verano.

Caballero considera que viviremos una Navidad “con restricciones” por la pandemia más apela a la “ilusión de los niños y de las niñas”, en particular con el alumbrado. Al respeto, el alcalde avanzó que prevé acordar la fecha del encendido con la hostelería y con el comercio local, una vez esté concluida la instalación, para hacerlo coincidir “a ser posible” con la apertura de cafeterías y restaurantes.