El Gobierno español sale al rescate con un paquete de medidas sociales

El coronavirus no solo ha golpeado con fuerza la sanidad, sino también la economía. Ante esta situación, el Gobierno español ha salido al rescate de los autónomos, inquilinos vulnerables y empleadas del hogar.

El vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, así lo ha explicado en conferencia de prensa al termino del Consejo de Ministros.

«Quedan suspendidos, hasta que se cumplan seis meses tras el fin del estado de alarma todos los desahucios. Nadie puede ser expulsado de su casa. Quedan prorrogados automáticamente por seis meses todos los contratos de alquiler en vigor que estén a punto de vencer. Una medida que en la práctica supone impedir que a ningún inquilino de España con un contrato vigente se le pueda subir el alquiler durante los próximos seis meses».

Además, los cortes de suministros energéticos y de agua en la vivienda habitual estarán prohibidos para el conjunto de la población mientras esté en vigor el estado de alarma.

En el real decreto aprobado por el Consejo de Ministros, también se amplía, para proteger a los afectados por la crisis del Covid-19, el bono social para que las personas que queden en situación de vulnerabilidad, como trabajadores afectados por despidos o autónomos que hayan tenido que cesar en su actividad, puedan acogerse a él.

Asimismo, se aplicará una moratoria en el pago de suministros para autónomos y pymes, que podrán, además, adaptar sus contratos a sus nuevas realidades de consumo sin penalización por parte de sus compañías suministradoras.