El Gobierno francés trata de calmar a los agricultores para evitar sus bloqueos

1 minutes read

Los bloqueos de carreteras y protestas agrícolas que han causado caos en el tráfico obligan al Gobierno de Macron a hacer concesiones. Los agricultores quieren que se tomen medidas para abordar los crecientes costes y lo que consideran como un exceso de regulación. También tratan de lograr mejores remuneraciones y protección frente a las importaciones.

Durante una visita a una granja ganadera, el primer ministro francés, Gabriel Attal, prometió simplificar los procedimientos burocráticos y reducir el impuesto al combustible diésel.

A pesar de los esfuerzos del Gobierno por calmar los ánimos, no parece que la jornada de este viernes suponga el último episodio de protestas, que han tomado una dimensión de crisis para el Ejecutivo francés que evoca al de las manifestaciones de los chalecos amarilllos de 2018 y 2019 contra la injusticia económica, que sacudieron el primer mandato del presidente Macron y afectaron a su popularidad.

Estás seguro de que quieres desbloquear este artículo?
Desbloquear izquierda : 0
Estás seguro de que quieres cancelar la suscripción?