El Gobierno pone veto a la movilidad en Semana Santa


El Ministerio de Sanidad impulsa el cierre perimetral y la reducción de los contactos en Semana Santa porque el momento es “absolutamente crítico” para evitar una cuarta ola y este jueves obtuvo el apoyo de la mayoría de autonomías, aunque Madrid se opone y otras comunidades muestran algunas reticencias. Sanidad no logró un acuerdo en el Consejo Interterritorial, pero sí lo acordó este jueves en la Comisión de Salud Pública, aunque el plan pactado en este órgano técnico deberá ser ratificado el próximo miércoles por los conselleiros autonómicos en ese organismo de coordinación territorial.

La estrategia ante estos días festivos prevé el cierre perimetral de las autonomías, un toque de queda de 22.00 a 6.00 común a todo el territorio, limitar a cuatro personas las reuniones y desaconsejar los encuentros de no convivientes en domicilios y espacios cerrados. El documento vuelve a pedir que se eviten todos los viajes que no sean necesarias, aunque no hace una recomendación específica para los estudiantes como se propuso en el borrador inicial. El objetivo es que este acuerdo sea ratificado bajo la forma de una declaración de actuaciones coordinadas, por lo que sería de obligado cumplimiento en todos los territorios, también en los que este jueves expresaron su oposición.

La secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, defendió la necesidad de endurecer las medidas porque aún no se consiguió la cobertura de la vacunación, existe la amenaza de las variantes del virus y “no todas las semanas del año son iguales”. ”Que estos días no sean una ruptura de la burbuja estable”, pidió junto al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.