El Parlamento aprueba los presupuestos del 2020

Los presupuestos gallegos para 2020 quedaron aprobados este martes en el pleno del Parlamento solo con los votos a favor del PPdeG, frente al rechazo de toda la oposición. El debate estuvo marcado por la exigencia de forma unánime de la oposición para que la Xunta “rectifique” y se vuelva a abrir la sala de partos del hospital de Verín (Ourense). De hecho, durante la sesión se celebró una concentración ante el Parlamento por este motivo.

Begoña Rodríguez Rumbo (PSdeG) señaló que la situación del hospital de Verín es una “muestra más del desmantelamiento”, con unos presupuestos que apuestan por la “precarización de los servicios públicos en favor de los servicios privados”. Les reprocha a los populares que defiendan una sanidad de “bajo coste”, mientras “toma el pelo” a los trabajadores al no incluir en los presupuestos mejoras pactadas con los sindicatos.

Manuel Lago, que intervino con uno adhesivo en el pecho en que se podía leer “Verín no se cierra” -al igual que otros diputados de la oposición-, reprobó que el PP use su “mayoría aplastante” para “rechazar todas las propuestas” de la oposición. Reprocha que las cuentas no incluyan “ninguna” respuesta frente a la crisis industrial. Ponen de ejemplo que el presupuesto de turismo “crece el doble que lo de todo el sector industrial gallego”.

Ana Pontón (BNG) llamó a los populares a que “escuchen el que están demandando unánimemente” en la concentración ante la Cámara, ya que los vecinos de Verín “no tragan sus mentiras”. Exige que “reconozcan su error y rectifiquen” y “que se restablezca ya” la sala de partos. “Quien nos ponen en riesgo es el PP con sus recortes en la sanidad pública”, avisó la portavoz nacionalista, quien advierte de que “no se puede normalizar una violencia que se ejerce desde el sistema contra las mujeres”.

Luis Villares reprobó que este presupuesto “sigue representando un gobierno que asume la derrota política para Galicia frente a sus emergencias”, ya que estas cuentas “no mejoraron en nada durante la tramitación parlamentaria”. Lamenta que hay una bajada de impuestos a los ricos”, mientras se produce el “cierre de servicios públicos de carácter esencial”, como el paritorio del hospital de Verín, lo que ve “un acto de violencia institucional para las mujeres” y unos “maltratos sanitarios”, por lo que reclama su “reapertura inmediata e incondicional”.