El Plan gallego de atención al ictus beneficia a más de 8.000 pacientes


Más de 8.000 pacientes fueron atendidos en las primeras cuatro horas y media desde que padecieron un ictus, gracias a la puesta en marcha, en julio de 2016, por parte del Sergas, del Plan gallego de atención a esta patología. Además, las fibrinolisis intravenosas realizadas superan las 1.700 y se realizaron más de 900 tromboectomías mecánicas. En lo que va de año, se activaron más de 1.900 códigos ictus.

La situación excepcional que estamos a vivir a causa de la pandemia provocada por la covid-19 no puede hacer olvidar la atención de los pacientes que presentan otras patologías graves y mucho más cuando son tiempo-dependientes, como en el caso del ictus.

El Plan permite disminuir la mortalidad de las personas que sufren un ictus isquémico en Galicia. Sus objetivos son reducir el tiempo transcurrido entre el inicio de los síntomas y la llegada al hospital; disminuir la demora en la confirmación diagnóstica; adecuar el procedimiento terapéutico a las necesidades específicas asistenciales del paciente; coordinar la actuación entre los distintos profesionales; y, además, disminuir las secuelas producidas por el propio ictus.

Para cumplir con esos objetivos se crearon tres centros terciarios de Ictus (Complejos Hospitalarios Universitarios de A Coruña, Santiago y Vigo), entendidos como centros específicos de cuidados agudos no intensivos para el tratamiento del paciente con ictus, en que existan servicios de radiología intervencionista con capacidad de realizar una trombectomía mecánica.

También se crearon seis Equipos de Ictus (Complejos Hospitalarios Universitarios de Ferrol, Ourense y Pontevedra así como en el Hospital Lucus Augusti; en el Hospital de A Costa en Burela y Povisa). Los equipos son grupos multidisciplinares de especialistas coordinados por un neurólogo u otro especialista experto en ictus que colaboran en el diagnóstico y tratamiento del paciente con ictus y cuentan con protocolos de cuidados sistematizados.

Además los Servicios de Urgencias de los seis restantes hospitales comarcales (Barbanza, Salnés, Monforte, Virxe da Xunqueira, Verín y O Barco) poseen la capacidad y formación necesaria para realizar la fibrinolisis intravenosa en el caso de identificar un episodio de ictus isquémico. De esta forma queda articulada la planificación en red asistencial de la atención al ictus en todo el territorio gallego.