El Reino Unido endurece las medidas para evitar un nuevo confinamiento


El primer ministro británico, Boris Johnson, preparó este martes su país para un invierno de restricciones y aseguró que se los ciudadanos no respetan las normas deberá endurecer las medidas contra la pandemia. Johnson repasó en una breve locución de ocho minutos algunas de las nuevas reglas lanzadas por su Gobierno, cuyo incumplimiento estará castigado con multas de hasta 10.000 libras (10.878 euros), pero sobre todo trató de mentalizar sus compatriotas de que esperan meses duros por lo menos hasta primavera. «A menos que actuemos, el riesgo es que tengamos que recurrir a medidas más duras después, cuando las muertes ya aumenten y tengamos una cantidad de infecciones como en la pasada primavera», dijo.

Las principales medidas implantadas por el Ejecutivo ya comenzaron a filtrarse, y van desde el cierre de bares y restaurantes a las diez de la noche hasta la recomendación de que todo aquel que pueda hacerlo trabaje desde casa. También se impondrá una multa de 200 libras (216 euros) a quién no lleven máscaras donde sea requerido, como comercios o transporte público. Estas disposiciones corresponden a Inglaterra -en su mayoría obligatorias a partir de la próxima semana- dado que las otras naciones -Escocia, Gales e Irlanda del Norte- toman sus propias medidas.