La Valedora do Pobo dimite por el nombramiento otorgado con “desviación de poder”


El Tribunal Supremo dio este miércoles el golpe definitivo a la permanencia de Milagros Otero como Defensora del Pueblo.

El alto tribunal rechazó el recurso presentado contra la decisión del TSXG de anular el nombramiento de la hermana del portavoz parlamentario PP, Pedro Puy, una designación en la que la Defensora había actuado con «arbitrariedad» y «desviación de poder», según la sentencia.

Ese recurso era la argumentación a la que la Xunta y el PP se agarraban para defender la continuidad de Otero («no vamos a tomar decisiones firmes cuando no hay una sentencia firme», había afirmado la diputada Paula Prado), que defendió en el Parlamento ante las peticiones de cese de la oposición.
Milagros Otero decidió dimitir en un momento en el que, tras esta decisión del Supremo, ya no contaría tampoco con el apoyo del PP y del Gobierno gallego.

La Vicevaledora envió una carta al Parlamento poniendo su cargo a disposición de la Cámara, pero condiciona su renuncia a que los grupos parlamentarios se pongan de acuerdo sobre las personas que la sustituirán a ella y al vicevaledor, Pablo Cameselle (propuesto por el PSdeG-PSOE). «Pongo mi cargo a disposición de la Cámara.

En consecuencia, le ruego que dé traslado de este escrito a los grupos parlamentarios, de manera que en el momento en que estos acuerden su propuesta para cubrir los cargos de defensor/a y adjunto/a proceda de inmediato a formalizar mi renuncia», dice el breve escrito remitido al presidente del Parlamento.