El TC advierte a las Cortes de que no son ‘inmunes’


El Tribunal Constitucional ha emitido finalmente los argumentos por los que paralizó la reforma del Gobierno relativa al Poder Judicial y al propio Tribunal en el Senado. En este sentido, establece que las dos enmiendas de PSOE y Unidas Podemos al respecto excedían los «márgenes constitucionales» y recuerda que no hay ningún poder público o espacio que esté «libre» de la Constitución o sea «inmune» a ella.

En una ponencia que firma el magistrado conservador Enrique Arnaldo, el tribunal defiende que su «responsabilidad» es «limitar la capacidad de actuación del legislador cuando este exceda de los márgenes constitucionales». Por ello es por lo que aceptó aplicar las medidas cautelarísimas que solicitaba el PP, que consideraba que sus derechos políticos estaban siendo conculcados al no poder debatir en profundidad ni enmendar la reforma del Gobierno, puesto que se había tramitado a modo de dos enmiendas a otra reforma, la del Código Penal.

La decisión del Constitucional del pasado 19 de diciembre fue inédita, pues nunca antes en democracia el tribunal de garantías había frenado la votación de una ley (el único precedente que se le asemeja es cuando suspendió la votación en el Parlament de la Declaración de Independencia tras el 1-O). El fallo del TC derivó en acusaciones cruzadas de golpismo entre la izquierda y la derecha y una profunda crisis institucional.