En marcha un protocolo de actuación ante casos sospeitosos de submisión química


Galicia cuenta ya con un protocolo unificado de actuación ante casos sospechosos de sumisión química en su sistema sanitario. El protocolo elaborado por el Sergas tomó como base el que se había realizado con anterioridad en el servicio de urgencias del área sanitaria de Ourense, Verín y O Barco de Valdeorras, sistematizándolo, adaptándolo la un formato común para todas las áreas sanitarias y extendiéndolo también a la atención primaria.

En concreto, el protocolo define las sustancias más habituales en los casos de sumisión química y los indicadores de sospecha que deberá tener en cuenta el personal sanitario tanto de atención primaria como de urgencias hospitalarias, indicando siempre la derivación la estas últimas en el caso de sospecha. Dentro de los servicios de urgencias, el protocolo define los motivos de consulta que deben registrarse en la historia clínica durante lo proceso de triaje y realiza recomendaciones como la realización de la anamnese (preguntas al paciente) en un box cerrado y de la exploración física ante testigos tanto sanitarias como, si así lo había querido la persona afectada, de sus acompañantes.

Finalmente, el protocolo realiza las pruebas diagnósticas y toxicológicas a realizar ante este tipo de casos, tanto para detectar consecuencias clínicas de la sumisión química como para descubrir las sustancias empleadas en el presunto delito. En este último caso, el documento indica los marcadores a realizar a la hora de la petición de estas pruebas mediante el sistema de historia clínica electrónica y define los procedimiento médico legal para, *trala correspondiente denuncia, recoger estas muestras y garantizar una cadena de custodia en colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y del Instituto de Medicina Legal de Galicia.

Por último, el protocolo establece la necesidad de extender un parte de lesiones en todos los casos y marca unas pautas de seguimiento clínico posterior para, según las circunstancias del caso, proceder a la profilaxis ante posibles infecciones o a la derivación a unidades de salud mental o de trabajo social para apoyo a la víctima.